Las ayudas se incrementan en un 166% con respecto al año pasado y se añade una nueva línea destinada a la digitalización de las empresas industriales.

Se trata de dos partidas enmarcadas en el Plan de Industria, una por importe de 1.000.000 de euros para fomentar la implantación de la digitalización y el conjunto de técnicas y equipos informáticos que permiten comunicarse a distancia por vía electrónica (técnicas de información y comunicación TIC). Permitirá la adquisición de activos materiales e inmateriales (como por ejemplo, adquisición de TIC o de software) asociados al proceso industrial, que deberán ser utilizadas o entrar en funcionamiento por primera vez.

La otra partida por importe de 2.470.000 euros, destinada a la promoción del tejido industrial, el fomento de la modernización de los sistemas de gestión y sistemas productivos, así como la mejora del tejido productivo y el posicionamiento estratégico de la industria de las Islas Baleares. También mediante la adquisición de activos materiales e inmateriales (como por ejemplo, herramientas de diseño e innovación, de producción, y de logística y almacenamiento).

Las subvenciones están dirigidas a micro, pequeñas y medianas empresas del sector industrial balear. Se subvenciona un 50% de los proyectos empresariales, hasta un límite de 50.000 euros. En caso de que se tengan que contratar empresas de consultoría para desarrollar estas inversiones, el importe máximo es del 30% y hasta 6.000 euros.

La nueva convocatoria de ayudas al sector industrial, que 
se publicarán en el BOIB el próximo mes de junio, fue presentada ayer por la presidenta del Gobierno, Francina Armengol, acompañada del consejero de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, y del director general de Política Industrial, Manuel Porras.